domingo, junio 24, 2007

A tientas

pero sin manos

golpeándonos en paredes

extrañas

entristecidos quizás

por la inutilidad

de nuestros ojos

Y sin embargo…

Cuán difícil

imaginarse el mundo

tropezar con nuestros sueños

como si fueran estorbos

aprovechar el nudo

y la corbata

para guardar silencio:

La excusa del ahogado:

las sombras

no son el camino

pero todo lo abarcan.